Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

La fe católica de la juez Barrett expone el fanatismo izquierdista

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life Internacional

Antonin Scalia fue uno de los jueces más brillantes, influyentes y fascinantes de la historia reciente de la Corte Suprema de EEUU. Scalia fue un católico fiel, padre de nueve hijos, uno de los cuales ahora se desempeña como sacerdote en la diócesis de Arlington. Scalia no solo era católico, sino que estaba dispuesto a expresar y defender su fe en público con una franqueza que a menudo tomaba a la gente por sorpresa.

En una famosa entrevista con la revista New York Magazine, la conversación se desvió hacia las creencias religiosas de Scalia. En un momento dado, cuando Scalia enfatizó que realmente creía todo lo que enseña la Iglesia, se inclinó y susurró: “Incluso creo en el diablo”. Cuando el entrevistador respondió con incredulidad, Scalia continuó:

 

Únase a nuestra Campaña de Oración a San Miguel Arcángel para defender la Vida y la Familia

Imprimir PDF


Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International


Nota de Human Life International: En nuestro artículo de esta semana, el Padre Shenan J. Boquet anuncia que Human Life International y su sección hispana Vida Humana Internacional están relanzando la campaña de oración a San Miguel Arcángel. Puedes unirte a la batalla en defensa de la vida y la familia cuando te comprometes a rezar esta oración diariamente. (La oración se encuentra al final de este artículo.)

“La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás”, dijo la Sierva de Dios, la Hermana Lucía, “será sobre el matrimonio y la familia”. Esta batalla no será fácil, pero Sor Lucía nos recuerda que: “no temas porque quien trabaja por la santidad del matrimonio y la familia siempre será combatido y encontrará oposición en todos los sentidos, porque este es el tema decisivo… sin embargo, Nuestra Señora, la Santísima Virgen María, ya le ha aplastado la cabeza [a Satanás]”.

Es un hecho innegable que estamos inmersos en una gran batalla, una batalla entre dos fuerzas diametralmente opuestas con visiones radicalmente distintas de la vida humana y de la persona humana. Nuestro país y nuestro mundo están en decadencia moral, la sociedad se encuentra fuera de control, y uno debe estar espiritualmente ciego para no ver lo que se exhibe tan vívidamente. En el centro de la batalla están las instituciones sagradas del matrimonio y la familia porque tocan el pilar mismo de la creación, que es la verdad sobre la relación entre el hombre y la mujer, que han sido creados a imagen y semejanza de Dios. Si estas instituciones que Dios ha establecido se ven comprometidas, entonces todo el edificio de nuestra civilización se derrumbará.

 

Cuties: ¿Deberías cancelar tu cuenta de Netflix?

Imprimir PDF
Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International

La semana pasada, escribí sobre cómo el lamentable éxito de la nueva y obscena “canción” WAP de Cardi-B ha invertido la verdad y los valores morales en nuestra cultura. A pesar de que la canción objetiviza a las mujeres de la peor manera y presenta letras tan obscenas y pornográficas que son capaces de hacer perder la fe, ha sido ampliamente elogiada por promover la “liberación” de las mujeres. Ahora, estamos viendo precisamente la misma inversión de la verdad moral en la controversia sobre la nueva película de Netflix, Cuties.

 

El derecho a la vida y el aborto provocado.

Imprimir PDF

Jorge Ybarnegaray Urquidi PhD
Profesor de Bioética UCB y Seminario San Lorenzo
Miembro de la Pontificia Academia por la Vida

El valor esencial de los derechos humanos es el respeto a la dignidad de la persona. Atentar contra la vida en cualquier momento de su desarrollo es ir contra la dignidad del ser humano, la familia y la comunidad, como también contra el humanismo que enaltece a la persona. Las acciones en las que la persona no es tratada como se merece en su dignidad, sino que se la rebaja a la condición de objeto o cosa, son simples medios al servicio de intereses u objetivos perversos e inicuos. En cuanto a los agravios o agresiones a la vida, todo ser humano puede vulnerar la propia dignidad. Tal agravio deriva de un mal uso de la libertad o autonomía. La autonomía o derecho a decidir debe ser responsable, respetando el derecho de los demás. La forma más radical y directa es el intento de destrucción del ser de la persona a quien se agravia, siendo más grave el atentado contra la vida biológica, la vida personal o la vida desde la concepción.

 


Pág. 3 de 52