Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Histórico discurso del Presidente Trump en la Marcha por la Vida.

Histórico discurso del Presidente Trump en la Marcha por la Vida.

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International

“¿El presidente más provida de la historia?”

Cuando Donald Trump anunció por primera vez su candidatura para la nominación presidencial republicana en 2015, había pocos líderes provida que estuvieran entusiasmados con la idea de un Donald Trump presidente. La mayoría conocía a Trump como un liberal de Nueva York “pro-elección” [pro-aborto] de toda la vida, un empresario extravagante y a veces despiadado, una estrella de televisión descarada (y a veces francamente grosera), y como un playboy casado tres veces.

Cuando Trump comenzó a anunciar una supuesta conversión provida, la mayoría reaccionó con un escepticismo bien justificado. Sin un historial de declaraciones provida con sustancia o acciones concretas, era casi imposible dar crédito a la historia un tanto fantástica él mismo que contó acerca de que ahora cuestionaba su anterior postura “pro-elección” después de conocer al hijo de algunos “amigos” no identificados que casi había sido abortado. Todo sonaba demasiado artificial, y apestaba bastante a conveniencia política. Incluso cuando Trump ganó la nominación, muchos líderes provida asumieron una actitud de pragmatismo cuidadoso y cauteloso: a la luz de la alternativa (Hillary Clinton, una de las políticas más rabiosamente  proabortistas en la historia de EEUU), el movimiento provida se unió para elegir a Trump, con la esperanza de que al trabajar cuidadosamente con los funcionarios de la administración de Trump que se preocupaban personalmente por el tema provida, podríamos proteger las victorias provida logradas en años anteriores, y posiblemente incluso impulsar la pelota hacia adelante.

Si bien algunos líderes provida estaban más convencidos que otros sobre la autenticidad de las convicciones provida de Trump, nadie que se me ocurra pensó que en algún momento alguien podría sugerir seriamente llamar al presidente Trump el “presidente más provida de la historia”. Y sin embargo, uno no necesita mirar muy lejos en estos días para encontrar líderes y comentaristas provida bien informados que sugieren exactamente eso [1].

Es cierto que el apodo podría no ser completamente defendible en el gran barrido de la historia, ya que, sin duda, hubo muchos presidentes antes de Roe v. Wade que habrían considerado la mera idea del aborto como un horror indescriptible. Pero creo que es justo decir que, hablando de presidentes desde Roe v. Wade, el presidente Trump ciertamente está en la carrera por la distinción de haber hecho el mayor esfuerzo posible para llevar a cabo una auténtica agenda provida y asumir riesgos políticos para hacerla realidad.

Discurso histórico de Trump

Estaba pensando en todo esto mientras veía al presidente Trump subir al podio en la Marcha Nacional por la Vida el viernes pasado. Realmente nunca pensé que vería el día en que un presidente en funciones se presentaría personalmente en la marcha. Ciertamente, los presidentes anteriores han apoyado con entusiasmo el evento. Tanto los presidentes Bush como el presidente Reagan se conformaron con telefonear a la marcha. Escuchar sus voces en vivo a través del sistema de megafonía en el centro comercial siempre fue extremadamente emocionante, y el movimiento provida siempre agradeció profundamente su apoyo. Sin embargo, siempre parecía algo extraño que estos presidentes no estuvieran dispuestos a conducir la corta distancia desde la Casa Blanca hasta el centro comercial, para estar físicamente presentes.

Muchos de nosotros racionalizamos esa decisión, señalando que los problemas de seguridad planteados por la presencia de un presidente de EEUU eran considerables. Quizás los presidentes simplemente no quisieron causar a sus equipos de seguridad una ansiedad indebida. Sin embargo, como escribió el columnista del Washington Post y ex escritor de discursos de George W. Bush Marc Thiessen hace unos días, la falta de voluntad para hacer un esfuerzo adicional tendió a transmitir un mensaje desmotivador a los provida: “Eran las ovejas negras de la coalición republicana. Su presencia fue tolerada porque se necesitaban sus votos”.

El punto es que los símbolos importan. Importan mucho. No, hablar en la Marcha por la vida no es la acción provida más importante que un presidente puede tomar. Pero, cuando esa decisión está respaldada por un récord provida sustancioso y consistente, entonces estamos ante un cambio de juego. Es por eso que estoy totalmente de acuerdo con Thiessen en que la decisión del presidente Trump de asistir personalmente a la Marcha por la Vida la semana pasada fue un evento verdaderamente histórico. “Es difícil exagerar la importancia de este desarrollo”, escribió Thiessen. “Dada su falta de otras opciones, los provida aceptaron su estatus de ciudadanos de segunda clase en el Partido Republicano. Luego vino Trump, un hombre al que no le importa lo que piense el establishment republicano. Ha abrazado el movimiento provida de una manera que ningún otro presidente lo ha hecho”.

Uno puede optar por darle un giro político pragmático a la decisión de Trump. Después de todo, es un año electoral, y Trump necesita desesperadamente el apoyo total de su base conservadora. Y, sin embargo, aquí está la cosa: incluso si es cierto que la decisión de Trump de hablar en la marcha fue en parte motivada políticamente, también fue profundamente arriesgada políticamente. Si bien el electorado de EEUU tiene tendencia provida, el tema del aborto sigue siendo muy polémico. Los presidentes republicanos anteriores optaron por no correr el riesgo de parecer demasiado cómodos con el movimiento provida. Al asistir a la Marcha por la Vida, el presidente Trump dejó en claro que no solo está dispuesto a impulsar políticas provida, sino que también se considera uno de nosotros.

Sería difícil exagerar el poder del gesto simbólico de Trump. Ya no está el presidente allí, en la Casa Blanca; él está aquí, de pie con nosotros, sin avergonzarse de nuestra convicción y entusiasmo.


Un discurso de primer nivel

Además, el discurso del presidente Trump el viernes pasado fue simplemente un discurso fantástico. Como la mayoría de los discursos presidenciales, casi con seguridad fue escrito por uno de sus ayudantes. Pero Trump lo entregó con sincera pasión y un verdadero sentido de convicción. Y las palabras mismas fueron profundamente inspiradoras. En lugar de lanzar la lucha contra el aborto en términos políticos contenciosos, el presidente Trump eligió acertadamente enfatizar el lado positivo, que mira hacia adelante, basado en los derechos humanos y compasivo de la causa provida, es decir, enfatizar la verdadera naturaleza de este movimiento. Hubo muchos pasajes que se volvieron poéticos en formas que capturaron el verdadero corazón del movimiento provida. Pasajes como este:

“Cuando vemos la imagen de un bebé en el útero, vislumbramos la majestad de la creación de Dios. Cuando tenemos a un recién nacido en nuestros brazos, conocemos el amor infinito que cada niño trae a una familia. Cuando vemos crecer a un niño, vemos el esplendor que irradia cada alma humana. Una vida cambia el mundo...”

Y esto:

“Defiendes la vida todos los días. Brindas vivienda, educación, trabajo y atención médica a las mujeres que atiendes. Encuentras familias amorosas para los niños que necesitan un hogar para siempre. Organizas baby showers para las futuras mamás. Tú lo haces, y al hacerlo simplemente haces que la misión de tu vida sea ayudar a difundir la gracia de Dios.

“Y a todas las madres aquí hoy, las celebramos y declaramos que las madres son héroes. Su fuerza, devoción y empuje es lo que impulsa a nuestra nación. Gracias a ustedes, nuestro país ha sido bendecido con almas increíbles que han cambiado el curso de la historia humana.

“No podemos saber qué lograrán nuestros ciudadanos aún no nacidos. Los sueños que imaginarán. Las obras maestras que crearán. Los descubrimientos que harán. Pero sabemos esto: cada vida trae amor a este mundo. Cada niño trae alegría a una familia. Vale la pena proteger a cada persona.

“Y, sobre todo, sabemos que cada alma humana y cada vida humana, nacida y no nacida, está hecha a la imagen sagrada del Dios Todopoderoso”.

Naturalmente, el presidente también aprovechó la oportunidad para hablar sobre el historial de su administración en los asuntos provida. Pero al escuchar la lista de logros, uno tiene que admitir que estos no son puntos de conversación republicanos reciclados y corrientes. En muchos sentidos, la administración Trump ha trazado nuevos caminos y asumido nuevos riesgos. Por supuesto, existen las viejas políticas bien transitadas (y extremadamente importantes) del Partido Republicano, como la reinstauración de la Política de la Ciudad de México, que bloquea el financiamiento federal de EEUU a las organizaciones que apoyan o comenten abortos fuera de este país.

Pero también están los esfuerzos que Trump ha hecho que van más allá, incluidos los muchos esfuerzos de su administración para defender la libertad religiosa y los derechos de conciencia. Trump mencionó específicamente los esfuerzos para defender a las Hermanitas de los Pobres, un grupo de monjas que se ha negado a ceder ante el requisito de la administración de Obama de que paguen un seguro de salud que incluya cobertura para la anticoncepción. Aunque no está directamente relacionado con el tema del aborto, Trump también mencionó los esfuerzos de su administración para proteger a las agencias de adopción basadas en la fe, muchas de las cuales se vieron obligadas a cerrar debido a los requisitos del gobierno de que adopten niños a parejas homosexuales. Aunque este movimiento no ha recibido la cobertura mediática que merece, este es uno de los movimientos más significativos (y políticamente arriesgados) que ha realizado la administración Trump.

Trump también, con toda razón, y sin dar ningún golpe, llamó la atención sobre el extremismo del partido demócrata sobre el aborto. “Los demócratas han adoptado las posiciones más radicales y extremas que se hayan visto en este país durante años y décadas, e incluso se puede decir, durante siglos”, dijo. “Casi todos los principales demócratas en el Congreso ahora apoyan el aborto financiado por los contribuyentes hasta el momento del nacimiento”. Trump llamó específicamente a los políticos demócratas de Nueva York, quienes aplaudieron cuando ese estado aprobó una ley que permitiría el aborto hasta el nacimiento.

Los liberales que profesan estar escandalizados de que los cristianos conservadores estadounidenses hayan apoyado a un hombre que ha pasado gran parte de su vida viviendo en formas opuestas a todo lo que defienden, y que en muchos aspectos sigue siendo un representante lejos de ser perfecto de su visión del mundo, deberían prestar mucha atención al discurso de Trump el viernes. Los vítores entusiastas de cientos de miles de estadounidenses provida no significan que apoyen cada cosa que el presidente hace o dice. Sin embargo, con su aparición en la marcha, demostró que está dispuesto a correr riesgos importantes para apoyar una causa que consideramos más importante que cualquier otro problema que enfrenta nuestro país.

Como escribió un escéptico de Trump hace unos días: “Sus promesas al movimiento no han sido promesas vacías, independientemente de lo que pienses de su historia de conversión provida o de su personalidad. Su discurso ante la creciente multitud provida fue magnífico, y una de las razones por las que su entusiasmo fue tan palpable es que su presidente hablaba su idioma y apoyaba su trabajo que salva vidas. Eso es algo”.

Pocos esperaban que una presidencia de Trump fuera tan abierta y proactivamente provida. Tenemos todas las razones para estar agradecidos. Sin embargo, no debemos sentirnos cómodos, ni siquiera por un momento. Espero que se unan a mí para orar por nuestro Presidente y su administración, para que tengan el valor y la sabiduría de crear una verdadera Cultura de la Vida en nuestro país.


Nota:

[1]. https://www.lifesitenews.com/news/president-trump-most-pro-life-president-weve-ever-had-catholic-priesthttps://thefederalist.com/2020/01/24/donald-trump-is-the-most-successful-pro-life-president/.


Fuente original: https://www.hli.org/2020/01/trumps-historic-speech-at-the-march-for-life/

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA