Únase a nuestra Campaña de Oración a San Miguel Arcángel para defender la Vida y la Familia

Imprimir


Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International


Nota de Human Life International: En nuestro artículo de esta semana, el Padre Shenan J. Boquet anuncia que Human Life International y su sección hispana Vida Humana Internacional están relanzando la campaña de oración a San Miguel Arcángel. Puedes unirte a la batalla en defensa de la vida y la familia cuando te comprometes a rezar esta oración diariamente. (La oración se encuentra al final de este artículo.)

“La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás”, dijo la Sierva de Dios, la Hermana Lucía, “será sobre el matrimonio y la familia”. Esta batalla no será fácil, pero Sor Lucía nos recuerda que: “no temas porque quien trabaja por la santidad del matrimonio y la familia siempre será combatido y encontrará oposición en todos los sentidos, porque este es el tema decisivo… sin embargo, Nuestra Señora, la Santísima Virgen María, ya le ha aplastado la cabeza [a Satanás]”.

Es un hecho innegable que estamos inmersos en una gran batalla, una batalla entre dos fuerzas diametralmente opuestas con visiones radicalmente distintas de la vida humana y de la persona humana. Nuestro país y nuestro mundo están en decadencia moral, la sociedad se encuentra fuera de control, y uno debe estar espiritualmente ciego para no ver lo que se exhibe tan vívidamente. En el centro de la batalla están las instituciones sagradas del matrimonio y la familia porque tocan el pilar mismo de la creación, que es la verdad sobre la relación entre el hombre y la mujer, que han sido creados a imagen y semejanza de Dios. Si estas instituciones que Dios ha establecido se ven comprometidas, entonces todo el edificio de nuestra civilización se derrumbará.

La familia es el enemigo número uno de Satanás

El maligno también conoce el papel indispensable del matrimonio y la familia. Por eso atacó a nuestros primeros padres y continúa su agresión hoy contra estas instituciones creadas por Dios. Como afirmó el Papa San Juan Pablo II, gran defensor de la vida y de la familia, “la sociedad pasa por la familia”. El matrimonio es la única institución que une a los padres con sus hijos. La familia es la primera célula de la sociedad, la iglesia doméstica, el primer gobierno, la primera escuela, el primer hospital, la primera economía e institución mediadora de la sociedad. Dentro de esta escuela primaria, los niños aprenden valores morales y evangélicos, que finalmente dan forma a nuestras culturas y sociedades.

Paralelamente a la afrenta contra el plan divino de Dios para el matrimonio y la familia, hay un bombardeo constante sobre los valores y la moral judeocristianos que han moldeado las civilizaciones durante milenios. Hay un ataque implacable contra la santidad de la vida humana misma. La aceptación generalizada de tantos de los peores males de la cultura de la muerte (anticoncepción, aborto, homosexualidad, divorcio, promiscuidad, ideología de género, investigación con células madre embrionarias, tecnologías reproductivas inhumanas con sus matices eugenésicos, fecundación in vitro, eutanasia y suicidio asistido) es quizás la prueba más clara de esta realidad. En lugar de seres inmortales creados a imagen y semejanza del Dios Todopoderoso, las personas humanas son degradadas a realidades puramente mundanas y tratadas como mercancías y especímenes para ser manipulados.



Muchas personas no están conscientes de que están siendo afectadas y tal parece que no vislumbran un final decisivo. Además, lamentablemente, muchos carecen de la voluntad y el valor para desafiar esta realidad o hacer algo al respecto. Entonces, ¿cuál será nuestra respuesta a la batalla que se libra a nuestro alrededor? ¿Cómo abrimos los ojos de los ciegos a esta lucha espiritual que está destruyendo progresivamente el espíritu cristiano que queda en nuestra sociedad y cultura, e incluso en nuestros propios hogares?

Debemos poner en práctica lo que nos exhorta San Pablo,

Pónganse toda la armadura de Dios, para que puedan resistir las artimañas del diablo. Porque no estamos luchando contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes del mundo de las tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en los lugares celestiales. ─ Efesios 6: 11-12

Necesitamos la intervención celestial

La tradición bíblica habla del maligno como el “seductor del mundo” y el “padre de la mentira”. El maligno, el gran adversario, “homicida desde el principio”, se presenta como un ángel de luz, bajo un manto del bien, pero siembra engaño y discordia (ver Juan 8:44 y 2 Corintios 11:14-15). San Miguel, cuyo nombre en hebreo significa “¿Quién como Dios?”, lidera los ejércitos de Dios en la batalla contra las fuerzas del mal, expulsando a Satanás y a sus secuaces del cielo.

Entonces estalló la guerra en el cielo; Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón. El dragón y sus ángeles se defendieron, pero no prevalecieron y ya no había lugar para ellos en el cielo. El enorme dragón, la serpiente antigua, que se llama el diablo y Satanás, que engañó al mundo entero, fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. ─ Apocalipsis 12: 7-9

San Miguel, encargado de expulsar el poder del mal que se cierne sobre aquellos que invocan su protección, personifica la victoria sobre el mal, un recordatorio de que los cristianos luchan con las fuerzas del mal en el mundo.

Después de una visión de ataques a la Iglesia, el Papa León XIII compuso la Oración a San Miguel Arcángel en respuesta a las amenazas del mal que consumía al mundo y requirió que se recitara después de la celebración de cada Santa Misa. El Papa Pío XI también pidió a los fieles que rezaran la oración por la restauración de la libertad religiosa en Rusia, en un momento en que el país amenazaba con “difundir sus errores por todo el mundo”. Como sabemos, la Unión Soviética fue el primer país en legalizar el aborto. El Papa San Juan Pablo II en 1994 instó a los fieles a recitar devotamente esta oración para obtener la asistencia celestial en la batalla contra las fuerzas de las tinieblas.

Reconociendo las dificultades y amenazas actuales que enfrentan los fieles en todo el mundo, el Papa Francisco en 2018 invitó a todos los católicos a concluir el rezo diario del Santo Rosario con dos poderosas oraciones, la antigua invocación a la Santa Madre de Dios, “Sub Tuum Praesidium” (Bajo Tu Protección) y la oración a San Miguel Arcángel.

Volamos a Tu protección, Santa Madre de Dios; no desprecies nuestras peticiones en nuestras necesidades, mas líbranos siempre de todos los peligros, oh, Virgen gloriosa y bendita. Amén.

Tú también desempeñas un papel en esta batalla espiritual

El Papa Francisco, en su homilía durante la Santa Misa en la capilla de Santa Marta el 30 de octubre de 2014, describe la vida cristiana como una batalla continua que se libra contra Satanás, el mundo y las pasiones de la carne. En sus reflexiones, el pontífice rechaza la noción de algunos que niegan la existencia de Satanás diciendo: “Esta generación y muchas otras han sido inducidas a creer que el diablo es un mito, una figura, una idea, la idea del mal.  Pero el diablo existe y debemos luchar contra él”.

El maligno desprecia a Dios y se opone a Su creación y a todo lo que es bueno y hermoso. Aborrece el plan de Dios para nosotros y nuestras familias. El Papa San Juan Pablo II nos advirtió repetidamente sobre el impacto insidioso del mal y la “estructura del pecado”, lo que él llamó una “cultura de la muerte”. Esta anticultura se muestra descaradamente y se caracteriza por la negación de la dignidad inherente e inmutable de la persona humana y de nuestra solidaridad con nuestro prójimo, especialmente con los pobres y vulnerables. Vio lo que a muchos no les importaba ver y reconocer. En una sociedad donde se idolatra el materialismo, el individualismo y las opciones de estilo de vida personal, el Santo Papa advierte que “Quien, con su enfermedad, con su minusvalidez o, más simplemente, con su misma presencia pone en discusión el bienestar y el estilo de vida de los más aventajados, tiende a ser visto como un enemigo del que hay que defenderse o a quien eliminar” (Evangelium Vitae, 12).

Human Life International y Vida Humana Internacional relanzan la Campaña de Oración a San Miguel Arcángel

En respuesta a estas amenazadoras realidades y en adhesión al llamado del Vicario de Cristo, Human Life International y Vida Humana Internacional relanzaron su Campaña de Oración a San Miguel Arcángel el 29 de septiembre, en la Fiesta de los Arcángeles. Nosotros, las personas que defendemos la vida en todo el mundo, debemos invocar la protección de San Miguel Arcángel mientras luchamos contra las artimañas del enemigo y de todos los que colaboran con el mal.

En la campaña original promulgada en 2008, la intención era la conversión de los abortistas y todos los agentes involucrados en promover la violencia del aborto. Instamos a nuestros seguidores a orar fervientemente para que Dios librara amorosamente a estas almas perdidas de las garras de la oscuridad; después de todo, “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” (Juan 3:17). A través de esta campaña, Human Life International y Vida Humana Internacional han unido a cientos de miles de personas en todo el mundo en esta poderosa oración de intercesión e invocación. Desde entonces se han distribuido casi 3 millones de tarjetas de oración en 28 idiomas diferentes. El valor y el compromiso con esta intención permanecen; sin embargo, a medida que el alcance de la violencia mundial contra la dignidad de la vida, la familia y la sociedad se intensifica vigorosamente, amenazándonos a todos, necesitamos seriamente la intervención celestial y la protección de San Miguel.

Al relanzar esta campaña, nos unimos en oración, pidiendo a San Miguel que nos proteja de las trampas de la “cultura” de la muerte, que proteja cada vida humana desde el momento de su concepción hasta su fin natural, que proteja a nuestras familias, a nuestros hijos, a nuestros pobres y vulnerables, a nuestros enfermos y discapacitados, y a nuestros hermanos y hermanas perseguidos por su fe. También nos comprometemos a orar constantemente por la conversión de aquellos que participan activamente en la “cultura” de la muerte.

Los miembros de nuestro personal de Human Life International y de Vida Humana Internacional continuarán llevando tarjetas de oración de San Miguel con ellos siempre que viajen a eventos provida: charlas, conferencias, viajes misioneros, sesiones de capacitación con seminaristas, sacerdotes y religiosos. Allí, reclutarán más GUERREROS DE ORACIÓN para que se unan a nosotros mientras libramos la guerra en esta batalla espiritual.

Cambiemos al mundo con la oración a San Miguel Arcángel

Dios se hizo hombre para destruir el poder del mal para siempre y para que así podamos vivir para siempre y no morir nunca. Es Dios quien gana estas batallas, y quiere hacerlo con nuestra colaboración por medio de la oración. ¡Así es como obra su gracia! San Miguel nos recuerda la bondad infinita del Padre celestial y la misericordia que extiende hacia todos los que ama. Si podemos difundir esta devoción, podremos ayudar a lograr la conversión de las almas, la protección de la vida humana y la construcción de una Cultura de la Vida.

Les pido humildemente que firmen el compromiso y se unan a la familia provida global de Human Life International y Vida Humana Internacional para rezar la Oración a San Miguel Arcángel todos los días, especialmente después de la Santa Misa. Si no pueden participar en la Misa diaria, entonces oren la oración después del rezo del Santo Rosario, después del Ángelus, antes de una comida, o en cualquier momento que sea conveniente. Especialmente les pido que recen en familia, enseñando a sus hijos y nietos esta poderosa oración de invocación. Por favor también anime a sus amigos, vecinos y feligreses a unirse a nosotros en esta oración, ayudándonos a difundir esta poderosa devoción a tantos como sea posible. Y, por favor, oren por la misión de Human Life International y Vida Humana Internacional para que den frutos según la voluntad de Dios.

Para expresar su compromiso personal de unirse a Human Life International y Vida Humana Internacional en esta campaña mundial y obtener más información o solicitar copias de la Oración a San Miguel, visite la siguiente dirección (en inglés):  https://stmichaelprayercampaign.org

Unidos en oración, comencemos esta campaña rezando la oración a San Miguel Arcángel: 


“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él Su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, o Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.



VHI agradece a José Antonio Zunino, del Ecuador, la traducción de este artículo.



Publicado originalmente en inglés el 28 de septiembre de 2020 en: https://www.hli.org/2020/09/join-st-michael-prayer-campaign/