Padres, ustedes son los primeros educadores de sus hijos

Imprimir

PADRES USTEDES SON LOS PRIMEROS EDUCADORES DE SUS HIJOS

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional

Publicado 14 de Marzo del 2022

 

La práctica de la decencia y la modestia en el habla, la acción y el vestido es muy importante para crear un ambiente propicio para el crecimiento de la castidad, pero esta debe estar bien motivada por el respeto al propio cuerpo y a la dignidad de los demás. Los padres, como hemos dicho, deben velar para que ciertas modas y actitudes inmorales no vulneren la integridad del hogar, especialmente por el mal uso de los medios de comunicación.

─ Verdad y sentido de la sexualidad humana, Pontificio Consejo para la Familia, Nro. 56.

Los progresistas y los activistas LGBT están alborotados por un proyecto de ley que acaba de aprobarse en Florida, al que han denominado, de manera poco sincera, el proyecto de ley "no digas la palabra gay".

El nombre real de la legislación es: Proyecto de Ley de Derechos de los Padres en la Educación. Como sugiere el nombre, el proyecto de ley tiene como objetivo garantizar que los padres tengan todo el poder de decisión en términos de lo que se les enseña a sus hijos sobre el sexo en las edades más tempranas.

En resumen, el proyecto de ley establece que los niños desde el jardín de infantes hasta el tercer grado no reciban instrucción en el aula sobre temas como la orientación sexual o la identidad de género. El proyecto de ley también requiere que los padres estén informados sobre los cambios en los servicios relacionados con la salud física o psicológica de sus hijos.

Como dejó en claro el copatrocinador del proyecto de ley, el representante Joe Harding, esta última disposición está diseñada para evitar el creciente número de casos donde el personal escolar presenta o pregunta a los niños sobre temas como la orientación sexual o la identidad de género, y luego anima a los niños a mantener esas conversaciones en secreto de sus padres.

Como escribí recientemente, he sabido de casos donde los padres solo se enteraron de que sus hijos ahora se identifican como "transgénero", mucho después de que el personal de la escuela lo supiera, en algunos casos porque algún miembro del personal había alentado activamente al niño o niños en su proceso de cambio.

“Tenemos la opción de empoderar a los padres en Florida o tenemos la opción de empoderar a los distritos escolares. Les pido que se pongan del lado de los padres en Florida”, dijo el Representante Harding.

Al principio del debate, los opositores al proyecto de ley dieron con la estrategia de etiquetarlo como el proyecto de ley "no digas la palabra gay", argumentando (falsamente) que el proyecto de ley prohibiría la palabra "gay" en el aula. Prácticamente todos los principales medios de comunicación del país publicaron de manera excesiva esta propaganda histérica.

En los últimos días, legisladores y activistas liberales se han involucrado en payasadas verdaderamente infantiles, como corear "¡Si decimos la palabra gay!" durante las audiencias legislativas.

Afortunadamente, sus esfuerzos no han dado resultado. El martes pasado, el proyecto de ley fue aprobado por el Senado de Florida en una votación de 22 a 17. Como el proyecto de ley ya había sido aprobado cómodamente por la Cámara estatal a fines de febrero en una votación de 69 a 47, ahora se enviará al gobernador Ron DeSantis para su firma. Dado que el gobernador DeSantis ha señalado su apoyo a la legislación, su aprobación parece ser un hecho consumado.

 

Campamentos explícitos de educación sexual.

Si hay alguna duda de que dicha legislación es muy necesaria, debe ser aclarada por las noticias que recientemente han circulado sobre la creciente tendencia de los campamentos de educación sexual dirigidos a los niños.

Como informa Live Action, un campamento en línea dirigido a adolescentes incluía "educación" explícita sobre masturbación, BDSM (Bondage Disciplina Dominación Sumisión Sadismo Masoquismo), transexualidad, aborto e incluso (aunque suene increíble) tener relaciones sexuales mientras se usan drogas ilegales.

Estos son los títulos de algunas de las presentaciones de este campamento: "Sexo conmigo: placer propio", "Educación sexual transexual sexy", "Compartir información sobre el aborto autogestionado", "Salud reproductiva: conceptos básicos", "Sexo bajo las drogas". “Las 3 P: Pipí, Popó y Placer” y “Opciones anticonceptivas”.

Quizás, como era de esperar, una de las personas que lideran el campamento, Tanya Turner, se llama a sí misma bruja. Su pasión parece ser animar a los niños, empezando por los más pequeños, a masturbarse. “La masturbación es realmente saludable y la recomiendo a personas de todas las edades”, dijo. "Todas las edades. Tan pronto como mis sobrinos pudieron hablar, lo hicieron”.

Entre la información brindada a los adolescentes durante el campamento se encontraba información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre cómo realizar un auto-aborto ordenando medicamentos abortivos y administrándolos en casa. Además del horrible hecho de que a los adolescentes se les enseña cómo matar a sus hijos concebidosl, también es preocupante la falta de atención hacia la salud de los propios adolescentes, dado todo lo que sabemos sobre los peligros y el trauma que implican los abortos médicos caseros.

Se suponía que otro campamento de educación sexual, el “Campamento de educación sexual de las vacaciones de primavera”, se llevaría a cabo del 14 al 17 de marzo en las bibliotecas de la ciudad de Austin. Los organizadores de este campamento planearon pagar a los adolescentes $100 para que asistieran (¿por qué diablos, uno se pregunta, los adultos atraen a los adolescentes para que escuchen sobre sexo con pagos en efectivo?). Ese campamento, sin embargo, ahora ha sido cancelado después de una reacción violenta.

Mientras tanto, Not the Bee informa sobre otro campamento de verano de educación sexual en Indianápolis, este dirigido a niños en los grados tercero y quinto de escuela. Los niños en esos grados tienen sólo de ocho a diez años. Después de mostrar capturas de pantalla inquietantes del enlace en redes sociales del organizador, Not the Bee señala: “Esto está siendo presentado por una persona que piensa que los niños deberían aprender vocabulario “no binario”, enseñarles cómo usar un condón y ser “de manera responsable” introducidos a la pornografía”. El sitio agrega: "Esta dama es una literalmente solo una peluquera".

 

Educación sexual integral como preparación

Vale la pena centrarse en ese último comentario.

Talvez lo más extraño de estos campamentos es que aparentemente hay padres que piensan que es una buena idea usar las vacaciones de primavera o de verano para un campamento en el que adultos extraños hablen con sus hijos con detalles explícitos sobre sexo. ¿Qué pasó con los buenos campamentos a la antigua, donde los niños aprendieron a andar en canoa, pescar, practicar deportes y, en general, disfrutar de sus amigos y su infancia?

Ya es suficientemente malo que a estos niños se les robe la oportunidad de disfrutar el tipo de diversión inocente que todos tuvimos cuando éramos niños y, en cambio, se les arrastre al mundo oscuro y complicado de una marca muy perturbada de la sexualidad adulta. Sin embargo, lo que es peor es que existe una preocupación muy real de que estos niños estén siendo utilizados para alimentar los deseos y fantasías sexuales de adultos perturbados. Imagínese por un instante si la Iglesia Católica estuviera ofreciendo tales campamentos. Aparecería en los titulares nacionales con personas acusando a la Iglesia de ser "pervertida", "enferma" o "repugnante". Muchos de los mismos activistas LGBT que dirigen estos campamentos, o los periodistas que los defienden, estarían retorciéndose las manos sobre cómo la Iglesia está “preparando” a los niños para el abuso sexual. Bueno, ¿por qué es diferente cuando otros adultos que parecen tener una extraña fijación con el sexo pasan todo el día hablando con niños pequeños, con detalles explícitos, sobre sexo? ¡No lo es!

El “grooming” implica romper los límites sexuales normales y saludables de una persona para lograr que se involucre en comportamientos sexuales que beneficien al explotador. Los adultos que abusan sexualmente de los niños, por ejemplo, a menudo los introducen primero a la pornografía. El objetivo es despertar la curiosidad de sus víctimas y convencerlas de que participar en comportamientos sexuales es perfectamente "normal". Entonces el abuso comienza en serio. Simplemente no hay ninguna razón concebible por la que los niños y adolescentes necesiten saber todos los detalles sobre tener relaciones sexuales mientras usan drogas, BDSM, prácticas transgénero extrañas y todos los métodos de la anticoncepción, el aborto y la pornografía. Sin embargo, claramente hay adultos que sienten un impulso curiosamente fuerte de enseñarles sobre estas cosas. Eso debería activar todas las campanas de alarma en la cabeza de cualquier padre amoroso, así como en cualquier adulto racional con una brújula moral.

 

Padres, háganse cargo de la educación sexual de sus hijos

Desafortunadamente, los padres que se esfuerzan por criar a sus hijos para que tengan una comprensión saludable de la sexualidad enfrentan enormes desafíos en la cultura actual.

Como señaló el Pontificio Consejo para la Familia en la sección inicial de La verdad y el sentido de la sexualidad humana, solía ocurrir que “la cultura general estaba impregnada de respeto a los valores fundamentales y, por lo tanto, servía para protegerlos y mantenerlos” (Nro. 1). Incluso si la familia no proporcionó educación sexual, en muchos casos los niños absorbieron naturalmente ideas positivas y saludables sobre la familia y la sexualidad. Tales ideas, por ejemplo, que el sexo debe mantenerse para el matrimonio, o que los niños son un algo positivo, simplemente estaban consideradas como aceptables y correctas.

Ahora, sin embargo, todo es diferente. No solo las películas, la música y las redes sociales dirigidas a los niños a menudo están llenas de insinuaciones sexuales y sutiles o no tan sutiles golpes sobre el matrimonio y la familia, sino que también hay activistas que han aprendido que prácticamente pueden salir impunes prácticamente hasta con un asesinato siempre y cuando afirmen estar involucrados en “educación sexual”.

No hay absolutamente ninguna excusa, como padres, para permitir que estas personas se acerquen a cien millas de sus hijos. Como ha declarado el Vaticano, no hay nada intrínsecamente malo con la educación sexual en la escuela, siempre y cuando se base en una verdadera visión moral del mundo, se presente de una manera apropiada para la edad y se mantenga informados a los padres de manera proactiva y se les dé la oportunidad de poder escoger el excluir a sus hijos si así lo prefieren.

Sin embargo, es un grave error simplemente subcontratar la educación sexual a terceros, incluso si ese tercero es el maestro católico más fiel del mundo. La educación, incluida la educación sexual, comienza en el hogar. Cualquier cosa que suceda en la escuela (con su conocimiento y permiso) debe tener como máximo la intención de aumentar, no reemplazar, una conversación continua entre padres e hijos.

Como lamenta el Vaticano en “Verdad y Sentido de la Sexualidad Humana”, “en muchos casos los padres han renunciado a su deber en este campo o han accedido a delegarlo en otros, por la dificultad y la propia falta de preparación” (Nro. 1).  No importa qué tan bien pueda controlar el flujo de medios en su casa, vivimos en una época en la que sus hijos están obligados, de una forma u otra, a encontrar ideas o contenido que habría sorprendido a nuestros padres y abuelos. En lugar de esperar a que eso suceda, avance y comience conversaciones abiertas y apropiadas para su edad con sus hijos, brindándoles las herramientas que necesitan para detectar materiales problemáticos, y la confianza para acercarse a usted con preguntas e inquietudes cuando lo hagan.

“La Iglesia siempre ha afirmado que los padres tienen el deber y el derecho de ser los primeros y principales educadores de sus hijos”, señalan los autores de “Verdad y Sentido de la Sexualidad Humana”, y esto porque “habiendo dado y acogido la vida en una atmósfera de amor, los padres son ricos en un potencial educativo que nadie más posee” (Nro. 5).

Agregan: “El método normal y fundamental de la educación sexual es el diálogo personal entre padres e hijos, es decir, la formación individual dentro del círculo familiar. De hecho, no hay sustituto para un diálogo de confianza y apertura entre padres e hijos, un diálogo que respete no solo sus etapas de desarrollo sino también a los jóvenes como individuos” (Nro. 129).

Es alentador ver que Florida toma medidas proactivas para proteger los derechos de los padres y defender a nuestros hijos de los ideólogos que les robarían la inocencia. Oremos para que otros estados sigan su ejemplo.

 

https://www.hli.org/2022/03/parents-you-are-the-first-educators/